Tendencias Comerciales

Vuelven los hábitos de compra en las tiendas físicas

2 min read

A medida que los consumidores vuelven a sus antiguos hábitos de compra en las tiendas, las perspectivas para los minoristas tradicionales son más halagüeñas, especialmente para aquellos que adoptan el comercio unificado para ofrecer una experiencia de compra sin fisuras.

Actualmente, muchos minoristas centrados en las tiendas han informado de la mejora de sus resultados, y el año pasado se abrieron más tiendas en Estados Unidos que las que se cerraron, por primera vez desde 1995.

Las tiendas físicas pueden hacer lo que los sitios web no pueden, como crear experiencias de marca inmersivas y conectar con las comunidades locales y los clientes.

En cambio, los minoristas de comercio electrónico puro tienen dificultades para fidelizar a sus clientes porque la competencia está a un solo clic. Además, están luchando con costes más elevados debido a los aumentos en el CAC y la gestión de las devoluciones.

Sin embargo, los nativos digitales tienen unas ventajas sobre los minoristas tradicionales, ya que suelen manejar mucho mejor los datos de los clientes, lo que les permite predecir mejor sus necesidades y deseos, y tienen una cadena de suministro optimizada para el comercio electrónico.

Los minoristas tradicionales se han dado cuenta de la necesidad de digitalizar sus procesos y mejorar sus cadenas de suministro para competir mejor con los nativos digitales.

Un buen ejemplo es Walmart, el gigante minorista con más de 10.500 tiendas en Estados Unidos y otros países. Walmart está adquiriendo Volt Systems, una empresa de software centrada en la gestión de proveedores y el seguimiento de productos.

Con la tecnologia de Volt, Walmart quiere permitir que los proveedores puedan planificar, prever y optimizar el surtido de productos. Esto proporcionará a los clientes una experiencia omnicanal más fluida, con menos fricciones por falta de existencias.

La adquisición forma parte de la estrategia de comercio unificado de Walmart, cuyo objetivo es facilitar a sus clientes la compra de la forma que elijan, ya sea recogiendo sus pedidos en el coche, yendo a la tienda o simplemente comprando en la web desde casa, es decir, crear una experiencia de compra sin fisuras en todos sus canales.

Este modelo de negocio híbrido es una tendencia que probablemente continuará, tanto para los minoristas físicos que buscan mejorar su oferta con marcas digitales, como para los nativos digitales que esperan que una presencia física les permita atraer nuevos clientes y crear una mayor fidelidad a la marca.

Después de asegurarse de que su mensaje está frente al cliente en los espacios digitales, los minoristas necesitan de estrategias que permitan una transición perfecta del mundo digital al físico.

A medida que los clientes vuelven a las tiendas físicas, los minoristas deben estar preparados para atraer, relacionar, comunicar y retener a los clientes nuevos y a los ya existentes de forma eficaz.

Las estrategias de comercio unificado son un claro ejemplo de cómo los minoristas están buscando oportunidades para comprometerse más con sus clientes.