ModaTendencias Comerciales

Los minoristas de moda requieren mejor gestión de inventario

2 min read

Cada crisis trae oportunidades y la situación actual ha hecho que muchos actores de la industria de la moda piensen que debe haber una mejor manera de vender ropa.

Entre los meses de tiendas cerradas y la posterior desconfianza de la gente y aforos limitados , muchos minoristas ahora tienen inventario estacional difícil de vender a precio completo. El problema es particularmente grave para los minoristas de moda, ya que sus productos de tendencia tienen una vida útil muy corta.

Los hábitos de gasto de los compradores también están cambiando. Ahora es más probable que los consumidores realicen sus compras durante la temporada, y no antes. Por si esto fuera poco, cada vez son más conscientes de su propia huella ambiental así como de las de las marcas que compran, lo que los hace más propensos a comprar menos productos, pero de mayor calidad.

Si los minoristas de moda quieren reducir su dependencia tradicional de las ventas en la época de rebajas para darle esa segunda vida a las existencias que tienen poca rotación, deben trabajar con los fabricantes para realinear las estaciones y hacer que sus cadenas de suministro estén orientadas a la demanda y sean más receptivas.

Al reducir la cantidad de existencias en almacenes y depósitos, los minoristas mejorarán su flujo de caja y podrán reducir el riesgo de quedarse con grandes cantidades de producto en los cambios de estación, o cuando una crisis externa afecte directamente a sus ventas.

Esto no es algo nuevo, durante años todas las marcas de moda del mercado han intentado conseguir este equilibrio reduciendo el tamaño de los lotes y realizando envíos más pequeños y más frecuentes a sus tiendas.

Zara, la cadena de moda rápida española, es el rey de este formato y se pueden observar grandes diferencias respecto a su competencia más cercana. El abastecimiento cerca de la costa le permite introducir nuevos diseños dos veces por semana. 

Por el contrario, H&M, su rival sueco, realiza un gran trabajo de previsión de ventas con muchos meses de anticipación y compra grandes volúmenes de productos en países extraterritoriales para abaratar costes.

La tecnología moderna puede ayudar a los minoristas a avanzar hacia un modelo comercial más receptivo y responsable, en el que la adquisición, la producción y la distribución estén basadas en la demanda en vez de estar determinadas por pronósticos. Así los niveles de inventario se optimizan y se reducen los stocks y la necesidad de lanzar agresivas campañas de descuentos. 

Soluciones como el sistema de gestión de pedidos de Openbravo proporciona una vista única y global de todo el inventario disponible para facilitar la gestión, venta y entrega de los productos tanto en la tienda online como en las tiendas físicas.